Escrito por Nadia Blas, Valeria Delgado y Emily Rutti, miembros del Consejo Editorial de Conexión Ambiental.

I. Introducción 

En las últimas semanas ha crecido la preocupación por la aprobación del llamado “Proyecto Willow” por el presidente de Estados Unidos Joe Biden. Desde el 2022 las voces de alarma por la decisión sobre este proyecto ya se hacían escuchar por la gravedad de su impacto en el medio ambiente.

Así, se esperaba que Biden, en uso de sus facultades del Poder Ejecutivo de su país, tomara la decisión final de evitar que se lleve a cabo. Sin embargo, como se ha visto en las noticias de la última semana, la aprobación del Proyecto Willow ha generado gran sorpresa.

II. ¿De qué se trata el Proyecto Willow? 

Se trata de un proyecto de masiva extracción de petróleo y gas en Alaska, liderado por la empresa ConocoPhillips, que para sorpresa de muchos este tenía reservados derechos de arrendamiento que datan de fines de la década de 1990.

Willow se encontrará ubicado en la vertiente norte dentro de la Reserva Nacional Petróleo-Alaska (NPR-A), en tierras públicas del Gobierno federal, y unas 200 millas al norte del círculo polar ártico, recalcando que es considerado como uno de los lugares más ricos en biodiversidad y uno de los menos explorados de Estados Unidos [1].

El plan original de Willow propuesto por el gigante petrolero, consistía en la perforación de cinco plataformas de pozos, sin embargo, en el comunicado de aprobación del Departamento del Interior salió con una reducción del 40% al tamaño inicial por negar dos de los cinco sitios de extracción. A pesar de ello, sigue siendo el proyecto petrolero más grande y ambicioso desplegado en el área en décadas [2].

En el acuerdo final, Willow tiene como objetivo producir hasta 180.000 barriles de petróleo por día y aproximadamente 576 millones de barriles durante los 30 años de vida útil del proyecto. Además contaría con caminos de gravilla, una instalación central de procesamiento, un centro de operaciones, una pista de aterrizaje, cientos de millas de caminos de hielo, y permite perforaciones y caminos en el área especial del lago Teshekpuk, uno de los más importantes y sensibles del Ártico.

El proyecto en la fase de construcción de las instalaciones brindaría 250.000 puestos de trabajo y otros 300 empleos cuando estén en funcionamiento. Lo que significa una gran cantidad de presencia humana en dichos territorios sensibles, implicando la presencia de transportes para los trabajadores o en todo caso también instalaciones para que los alberguen.

El Departamento del Interior de Estados Unidos anunció que más de 1,2 millones de hectáreas del Mar de Beaufort, en el Océano Ártico, estarían “indefinidamente fuera de los límites” para la perforación de petróleo y gas. El gobierno también indicó tener el máximo nivel de protección durante la exploración y explotación dentro de la reserva y propondría nuevos límites a la perforación en más de 5 millones de hectáreas de tierra “ecológicamente sensible” [3].

III. ¿Por qué el presidente Biden aprobó el Proyecto?

La aprobación del proyecto resultó sorprendente no solo para el público votante de Biden, sino para todo aquel que conoció de su postura en contra del desmedro ambiental. En ese sentido, para comprender qué impulsó al presidente Biden a autorizar un proyecto que iba en contra de sus promesas de campaña es importante remontarse al periodo previo presidencial. El ex presidente Donald Trump durante su periodo de gobierno ya había autorizado el mencionado proyecto. Asimismo, la Casa Blanca reconoció su inviabilidad y mencionó que los tribunales no les habrían permitido rechazar el proyecto de manera absoluta porque algunos de los contratos de extracción de petróleo en el área firmados por ConocoPhillips en el pasado les otorgan derechos legales [4]. Dicha compañía petrolera posee una licencia de operación desde el año 1999, en ese sentido, si sus planes hubiesen sido rechazados, habrían tenido un caso sólido para apelar [5]. 

Por ello es que el actual Gobierno se consideró impedido legalmente al no poder extinguir el proyecto de manera rotunda. De esta manera se coincide que su autorización es un resultado meramente político antes que medioambiental. Sin embargo, la Administración de Biden pudo negociar que el alcance final del proyecto abarcara cerca de 28 mil hectáreas menos de lo que ConocoPhillips pretendía inicialmente. Incluso se negoció que las plataformas de perforación que se instalarán en las zonas de Alaska se redujeron de tres a dos, para con ello reducir la cantidad de petróleo a extraer. No obstante, la empresa ConocoPhillips y la delegación bipartidista del Congreso de Alaska presionaron durante meses a la Casa Blanca de Biden y al Departamento del Interior para que aprobaran las tres plataformas de perforación, alegando que el proyecto no sería económicamente viable con dos [6].

IV. Reacciones de activistas ambientales 

Ante el impacto que causó dicha aprobación, el actual presidente de los Estados Unidos ha tratado de compensar los daños con nuevas prohibiciones sobre la explotación de petróleo y gas en el Océano Ártico estadounidense. En otras palabras, Biden quiso contrarrestar los posibles daños con una protección adicional a las tierras y aguas federales de Alaska. Dicha medida supone proteger hasta 6,4 millones de hectáreas de tierra. Sin embargo, muchos de sus votantes más jóvenes se encuentran disgustados y encuentran insuficiente esta medida frente al escenario devastador que supone la extracción masiva de combustibles fósiles validado en el Proyecto Willow. En ese sentido, varios grupos de defensa del medio ambiente se preparan ahora para impugnar el proyecto ante los tribunales. 

Tiernan Sittenfeld, vicepresidente sénior de Asuntos Gubernamentales de la Liga de Votantes por la Conservación, dijo que la liga está “extremadamente decepcionada” por la decisión, y calificó el proyecto de “peligroso” y “sucio”. “Esto está en conflicto directo con los objetivos del Gobierno de Biden-Harris de reducir la contaminación climática a la mitad para 2030, y ahora es aún más importante que redoblen la acción ejecutiva que maximice el progreso climático y de conservación”, dijo Sittenfeld en un comunicado. “Las nuevas protecciones anunciadas para el amenazado Ártico son importantes, pero no compensan la aprobación de Willow”. [7] 

Por otro lado, Sonny Ahk, un joven activista iñuipat de Alaska que hizo campaña contra el Proyecto Willow, dijo que el desarrollo “catalizará la futura expansión petrolera en el Ártico. Mientras que los ejecutivos de fuera del Estado obtienen ganancias récord, los residentes locales deben lidiar con los impactos perjudiciales de estar rodeados de operaciones de perforación masivas”, afirmó.

Frente a esto, los tres legisladores que representan a Alaska en el Congreso presionaron para que se aprobara el proyecto y lo promocionaron como una inversión muy necesaria para las comunidades de la región. Pues argumentaron que ayudará a impulsar la producción de energía nacional y disminuiría la dependencia del país del petróleo extranjero. Asimismo, la empresa ConocoPhillips, el mayor productor de petróleo crudo de Alaska, aseguró que el proyecto mejorará la seguridad energética y brindará beneficios a las comunidades nativas de Alaska, tales como mayor cantidad de empleos. Sin embargo, “proteger un área del Ártico para destruir otra no tiene sentido, y no ayudará a las personas y la vida silvestre, que se verán afectadas por el Proyecto Willow”, dijo Kristen Monsell, abogada del Centro para la Diversidad Biológica [8].

En el caso de Earthjustice, la organización sin fines de lucro tiene previsto argumentar que la Administración Biden está obligada a proteger los recursos de las tierras públicas de Alaska con medidas para reducir la contaminación. “Estamos demasiado avanzados en la crisis climática como para aprobar proyectos masivos de petróleo y gas que atentan directamente contra la nueva economía limpia que el Gobierno de Biden se comprometió a impulsar”, dijo la presidenta de Earthjustice, Abigail Dillen. En ese sentido, la presidenta de The Climate Center, Ellie Cohen, calificó el proyecto Willow de “una traición atroz” que aumentará la contaminación del agua y el aire de Alaska e impactará en los patrones migratorios de las aves. Finalmente, la organización Alaska Wilderness League alertó de que el proyecto liberará al aire unos 239 millones de toneladas métricas de gases de efecto invernadero durante sus 30 años de vida útil. Esto equivale a la misma cantidad de gases producida por 1,7 millones de automóviles en el mismo periodo de tiempo [9].

V. Implicancias ambientales tras su aprobación

Con la aprobación de Willow, Ryan Lance, presidente y director ejecutivo de ConocoPhillips, afirmó que fue la decisión correcta para Alaska y para la nación. Sin embargo, para muchos ambientalistas esto se encuentra lejos de la realidad [10].

Según las estimaciones de la Oficina de Administración de Tierras de Estados Unidos, Willow tan solo en la explotación del crudo emitirá aproximadamente 9,2 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono equivalente (CO2e) al año, el equivalente a la emisión de dos millones de automóviles gasolineros en las carreteras estadounidenses en un mismo periodo. El CO2e es una unidad de medida estándar que se utiliza para comparar y expresar la cantidad total de gases de efecto invernadero que se emiten a la atmósfera. [11]

Además, la zona a invertir es de aproximadamente 300 km, lo que significa que el hielo y lo que hay debajo de él peligre en el círculo polar del Ártico. De ahí que ConocoPhillips planteara usar enfriadores para volver a congelar el permafrost descongelado [12]. No obstante, sabiendo que el permafrost se trata de una capa de subsuelo que se encuentra permanentemente congelado, por ello el nombre,  ha actuado como sumidero de metano y dióxido de carbono durante miles de años y de tan sólo descongelarse liberaría grandes cantidades de estos gases. 

Aumentando progresivamente el calentamiento global y nuevamente acelerando el derretimiento del permafrost restante. Así mismo, se tiene que tomar medidas correspondientes para descartar que en el permafrost donde se realizará la perforación no exista microorganismos que puedan generar un brote de alguna enfermedad. [13]

Las consecuencias negativas que tendrá el desarrollo petrolero en áreas ecológicamente sensibles son innegables. Debido a eso, el mantener la NPR-A aislada es vital tanto para la subsistencia como para la protección de las especies de vida silvestre que ya se encuentran amenazadas por el cambio climático. En este caso la reserva alberga osos polares, que figuran como especies amenazadas en virtud de la Ley de Especies en Peligro de Extinción, 

De igual manera, impactará en los patrones migratorios de los animales, como los bueyes almizcleros, caribúes y cientos de miles de aves. Dos manadas de caribúes, el Ártico occidental y las manadas del lago Teshekpuk, se detienen y migran a través de la región, y son un recurso de subsistencia vital para las comunidades nativas de Alaska en el norte y el oeste de Alaska. Alterando sus prácticas tradicionales de caza y pesca [14].

VI. Opiniones respecto al caso

En medio de las críticas que surgieron con respecto a la aprobación del proyecto, un punto en específico ha resultado, y es que ¿hasta cuándo se va a seguir justificando la continuación de esta clase de proyectos a pesar de su relevante impacto ambiental?.

Como se ha mencionado, Biden, en un intento de contrarrestar los daños generados por su decisión, ha establecido la prohibición de explotación de petróleo y gas en el Océano Ártico estadounidense. Sin embargo, es cuestionable que tales medidas logren equipararse a los daños que se generen en los próximos años por el proyecto.

Lo cierto es que, a pesar de todas las consecuencias descritas, se estima que las emisiones por la implementación del proyecto Willow equivalgan a los dos décimos del 1% del total de emisiones actuales de Estados Unidos [15]. A primera vista parecería desproporcionada la reacción pública ante tal incremento de emisiones, pues ni siquiera ocuparía un sector porcentual representativo por sí mismo. No obstante, ¿no es este el razonamiento que se ha usado para la aprobación de cada proyecto que genera una considerable cantidad de emisiones de GEI?   

Al momento de debatir los proyectos, la urgencia y necesidad por su desarrollo suele desplazar el reto que conlleva sus emisiones de GEI [15]. Así, cada década proyecto tras proyecto que fueron considerados con una emisión no lo suficientemente elevada fue aprobado, resultando al día de hoy en industrias líderes en contaminación sin las suficientes medidas para mitigar su impacto.

William S. Becker ha comparado el problema de los combustibles fósiles y la contaminación con el alcoholismo [16]. Como el alcohólico que no deja de tomar, se han aprobado permisos para extraer petróleo y gas en base a que se va a necesitar dicho recurso incluso después de una década. Como el alcohólico, con un “razonamiento pragmático” abastece sus reservas porque sabe que las va a necesitar. Pero en ese afán se ha olvidado que, aunque almacene lo que considere necesario, existe una expectativa de vida y ha ignorado todas las señales hasta llegar al punto que no puede extraer más si es que no quiere enfrentarse a consecuencias fatales.

VII. Conclusiones 

La autorización del proyecto por parte del actual presidente de Estados Unidos responde a una medida política y contractual antes que medioambiental. Por un lado, la empresa ConocoPhillips posee una licencia de operación de más de dos décadas. Por otro lado, el proyecto de forma independiente ya había sido aprobado y encaminado por el ex presidente Donald Trump. Por lo que la opción de desvirtuar el proyecto no se podría materializar en una derogación. 

Muchos de los votantes más jóvenes de Biden se encuentran disgustados y encuentran insuficiente las medidas efectuadas. Así como, cualquier tipo de medio compensatorio frente al escenario devastador que supone la extracción masiva de combustibles fósiles validado en el Proyecto Willow.

Lo cierto es que queda esperar las propuestas de acciones para evitar el desarrollo del proyecto o las terribles consecuencias ambientales que se sentirán con el paso de los años.

Referencias 

[1] Romero, F. (16 de marzo de 2023). ¿Qué es el Proyecto Willow, de qué trata y por qué alarma al mundo? Bloomberg Línea. https://www.bloomberglinea.com/2023/03/16/que-es-el-proyecto-willow-de-que-trata-y-por-que-alarma-al-mundo/ 

[2] Pachari, D. (17 de marzo de 2023). Willow, el proyecto de EEUU que busca extraer petróleo cerca del círculo polar ártico. El Mercurio https://elmercurio.com.ec/2023/03/17/proyecto-willow-estados-unidos-petroleo/ 

[3] Cabral, S. (17 de marzo de 2023). Qué es el polémico Proyecto Willow, uno de los mayores planes de explotación petrolera en la historia de Alaska que acaba de aprobar Biden. Análisis de Matt MacGrath. BBC News. https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-64944840 

[4] Balaguer, E. (17 de marzo de 2023). Así es Willow, el controvertido proyecto de extracción de petróleo de EEUU en el Ártico. Proyecto heredado. Expansión.  https://www.expansion.com/empresas/energia/2023/03/15/6411d4a6468aeb874a8b4666.html

[5] Cabral, S. (17 de marzo de 2023). Qué es el polémico Proyecto Willow, uno de los mayores planes de explotación petrolera en la historia de Alaska que acaba de aprobar Biden. Análisis de Matt MacGrath. BBC News. https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-64944840 

[6] Nilsen, E. (17 de marzo de 2023). El Gobierno de Biden aprueba el polémico proyecto petrolero Willow en Alaska, que ha impulsado el activismo en internet. Los detalles del Proyecto petrolero Willow. CNN.  https://cnnespanol.cnn.com/2023/03/13/gobierno-biden-aprueba-polemico-proyecto-petrolero-willow-alaska-impulso-activismo-internet-trax/#0

[7] Nilse, E. (17 de marzo de 2023). El Gobierno de Biden aprueba el polémico proyecto petrolero Willow en Alaska, que ha impulsado el activismo en internet. Reacciones de decepción. CNN  https://cnnespanol.cnn.com/2023/03/13/gobierno-biden-aprueba-polemico-proyecto-petrolero-willow-alaska-impulso-activismo-internet-trax/  

[8] Cabral, S. (17 de marzo de 2023). Qué es el polémico Proyecto Willow, uno de los mayores planes de explotación petrolera en la historia de Alaska que acaba de aprobar Biden. Protección de áreas sensibles. BBC News. https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-64944840

 [9] Balaguer, E. (17 de marzo de 2023). Así es Willow, el controvertido proyecto de extracción de petróleo de EEUU en el Ártico. Crítica de los ecologistas. Expansión. https://www.expansion.com/empresas/energia/2023/03/15/6411d4a6468aeb874a8b4666.html

[10] Gámez, C. (17 de marzo de 2023). Proyecto Willow: así es la mayor extensión de tierra virgen en Alaska que Biden abre ahora a las petroleras rompiendo sus promesas. 20minutos. https://www.20minutos.es/noticia/5109608/0/biden-incumple-sus-promesas-y-autoriza-la-extraccion-de-petroleo-en-alaska/ 

[11] Valencia, R. (15 de marzo de 2023). Grupos Presentan Demanda Para Detener El Proyecto Willow Oil En El Ártico Occidental De Alaska. Earthjustice. https://earthjustice.org/press/2023/grupos-presentan-demanda-para-detener-el-proyecto-willow-oil-en-el-artico-occidental-de-alaska 

[12] Cabral, S. (17 de marzo de 2023). Qué es el polémico Proyecto Willow, uno de los mayores planes de explotación petrolera en la historia de Alaska que acaba de aprobar Biden. Análisis de Matt MacGrath. BBC News. https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-64944840 

[13] El deshielo del permafrost: ¿Porque es una grave amenaza para el planeta? IBERDROLA. https://www.iberdrola.com/sostenibilidad/que-es-el-permafrost#:~:text=Da%C3%B1os%20a%20los%20ecosistemas%20y,que%20llevarse%20a%20la%20boca.

[14] Jennifer,  A. (14 de marzo de 2023). Biden respalda proyecto petrolero en Alaska por 8 mil millones de dólares. El Financiero. https://www.elfinanciero.com.mx/economia/2023/03/14/biden-respalda-proyecto-petrolero-en-alaska-por-8-mil-millones-de-dolares/ 

[15] Wallace-Wells, D. (16 de marzo de 2023). How Big of a Climate Betrayal Is the Willow Oil Project?. New York Times. https://www.nytimes.com/2023/03/16/opinion/willow-oil-project-alaska-climate-change.html 

[16] Becker, W. (13 de marzo de 2023). Pragmatism leaves no room for fossil fuels. The Hill. https://thehill.com/opinion/energy-environment/3898508-pragmatism-leaves-no-room-for-fossil-fuels/