Introducción

Las «Soluciones Basadas en la Naturaleza» (SbN) son un enfoque innovador y sostenible para abordar una amplia gama de desafíos ambientales y sociales que enfrentamos en la actualidad. Estas soluciones se inspiran en los procesos y sistemas naturales para resolver problemas humanos, desde la mitigación del cambio climático hasta la gestión del agua, la gestión de riesgos y la restauración de ecosistemas [1].

En contraste con las soluciones convencionales que a menudo implican tecnologías costosas y de alto mantenimiento, las SbN buscan trabajar en armonía con la naturaleza, aprovechando sus procesos y recursos de manera sostenible. Esto puede incluir la plantación de árboles para secuestrar carbono y controlar la erosión, incluso incrementar la superficie de áreas verdes para mejorar la calidad de vida de las comunidades.

A medida que enfrentamos desafíos ambientales cada vez más urgentes, las Soluciones Basadas en la Naturaleza están ganando reconocimiento y adopción en todo el mundo como una estrategia clave para promover la conservación de la biodiversidad y el bienestar humano. [2]

¿Qué son las Soluciones basadas en la Naturaleza? 

Son una serie de acciones y estrategias que buscan aprovechar el potencial de la naturaleza para abordar diversos desafíos  de la sociedad como el cambio climático, la seguridad alimentaria o el riesgo de desastres. Con el fin de contribuir a la gestión mejorada del agua, suelo, clima, los riesgos o la ciudad como conjunto. Este enfoque se desarrolla a través de un proceso de co-creación que se basa en la investigación científica, la práctica y los contextos políticos y sociales, lo que resulta en una visión común para abordar estos desafíos [3].

Según la FAO, los sistemas agroforestales son una solución basada en la naturaleza que aprovecha la variedad y los beneficios que el mundo natural ofrece. Estos sistemas combinan cultivos agrícolas o animales con plantas leñosas, como árboles, arbustos, palmas o bambúes, en el mismo espacio. Pueden ser implementados en fincas o en áreas boscosas, y su objetivo es mantener o aumentar la productividad agrícola aprovechando los servicios naturales que los bosques proporcionan. Además, contribuyen a la conservación de la biodiversidad y al cuidado de los suelos, lo que los convierte en una solución integral para garantizar el sustento y la alimentación de ciertas poblaciones mientras se protegen los ecosistemas [1].

También hay soluciones basadas en la naturaleza aplicables a ciudades para lograr que éstas sean más verdes y resilientes. Por ejemplo, en la ciudad de Arequipa se iniciaron campañas de arborización hasta la habilitación de huertos y techos verdes, con el fin de reducir índices de radiación UV que llegan a niveles de 16 y 17 puntos.

Ahora bien con respecto a ese concepto también se le suma las Adaptaciones basadas en Ecosistemas (AbE), las cuales se refieren a una estrategia dentro del enfoque de Soluciones Basadas en la Naturaleza que se centra en utilizar y conservar los ecosistemas naturales para ayudar a las comunidades humanas a adaptarse a los impactos adversos del cambio climático. Esto implica la gestión sostenible de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, como la restauración de ecosistemas, para mejorar la resiliencia de las poblaciones y reducir su vulnerabilidad a eventos climáticos extremos y otros efectos del cambio climático. [2]

Enfoques principales de las SbN

  • Secuestro de carbono

Se logra implementando una barrera verde que actúa como un efecto sumidero. Un ejemplo de esto es la arborización urbana en laderas utilizando especies como huaranhuay (Tecoma stans), molle serrano (Schinus molle), molle costeño (Schinus terebinthifolius) y tara (Caesalpinia spinosa). Estas especies están adaptadas al clima local y tienen un impacto positivo en la calidad ambiental y la habitabilidad del distrito donde se implementan, al mismo tiempo que aumentan la resiliencia de la comunidad frente a los desafíos ambientales.

  • Conservación de la biodiversidad

Los ecosistemas, como los humedales y los manglares, desempeñan un papel fundamental en la regulación del clima a nivel local y regional. Su capacidad para influir en los patrones de lluvia y la temperatura es esencial para mantener un equilibrio climático. En primer lugar, actúan como reservorios de agua, almacenando cantidades significativas de agua durante períodos de lluvia y liberándola gradualmente durante períodos secos, lo que ayuda a evitar inundaciones repentinas y a mantener el flujo constante de ríos y arroyos. Además, estos ecosistemas absorben dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera, lo que contribuye a la mitigación del cambio climático al reducir la concentración de gases de efecto invernadero. Al hacerlo, ayudan a estabilizar la temperatura local y a reducir la intensidad de eventos climáticos extremos, como sequías e inundaciones. Por lo tanto, la preservación y restauración de humedales y manglares son estrategias esenciales para la regulación climática y la resiliencia frente al cambio climático.

  • Agricultura sostenible y Seguridad alimentaria

En Jauja, una ciudad de la sierra central del Perú con 34 distritos rurales, se ha llevado a cabo una serie de iniciativas para abordar desafíos ambientales y sociales. Ante la erosión del suelo, la escasez de agua y el cambio climático, la gestión municipal ha priorizado la siembra y cosecha de agua en colaboración con las comunidades locales. Esto incluyó la creación de pequeños reservorios, reforestación, recuperación de áreas degradadas y conservación de la biodiversidad. Se plantaron 90,000 árboles en áreas rurales, se implementaron proyectos de cosecha de agua en microcuencas, se limpiaron lagunas y se mejoraron viveros comunales. Estas acciones aseguran un suministro constante de agua durante todo el año, aumentando la productividad y la seguridad alimentaria de la población. Además, la arborización reduce los riesgos de deslizamientos y crea oportunidades económicas. En conjunto, estas iniciativas han conservado las fuentes de agua y mejorado la calidad de vida de la población local [2].

El Perú con respecto a las SbN

En el contexto de América del Sur y a nivel global, Perú se destaca como uno de los líderes en la promoción de SbN y AbE. El país ha logrado avances significativos en áreas como el marco normativo, donde AbE está reconocido como un enfoque integral en la Ley Marco sobre Cambio Climático. Además, ha fortalecido su institucionalidad y gobernanza para incorporar efectivamente las SbN en la acción climática. Como resultado, se han implementado iniciativas colaborativas de AbE en diversos ecosistemas, generando una amplia variedad de experiencias, conocimientos y aprendizajes en esta importante área [4].

Además, existe un proyecto titulado «Enfoques de adaptación basada en ecosistemas: fortaleciendo la evidencia y generando información para las políticas». Este proyecto ha lanzado un curso virtual «Soluciones basadas en la Naturaleza para el desarrollo sostenible y resiliente en Perú» que tiene como objetivo crear conciencia y promover el conocimiento sobre las Soluciones Basadas en la Naturaleza (SbN). El curso ha tenido un gran éxito, con la participación de más de 240 personas de 20 departamentos de Perú.

El Curso permitió a los participantes explorar soluciones innovadoras centradas en la protección, gestión sostenible y restauración de ecosistemas. Estas soluciones se dirigen a la adaptación a los efectos negativos del cambio climático y afrontar otros desafíos que enfrenta la sociedad [5].

Conclusiones

La naturaleza se presenta como una aliada clave en la mitigación del cambio climático, y su conservación y restauración se convierten en estrategias esenciales para abordar este desafío global. Los servicios ecosistémicos y contribuciones de la naturaleza desempeñan un papel fundamental en la lucha contra la crisis climática actual. Por lo tanto, es alentador observar que cada vez más gobiernos incorporan las Soluciones Basadas en la Naturaleza (SbN) en sus políticas nacionales y las utilizan como instrumentos para cumplir con las metas globales. Destacando también que acciones como estas son esenciales para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible con miras a 2030.

Referencias bibliográficas

[1]WWF. (2022). Soluciones basadas en la naturaleza: la respuesta a muchos de los DESA. https://www.wwf.org.pe/en/?373791/Soluciones-basadas-en-la-naturaleza-la-respuesta-a-muchos-de-los-desafios-globales 

[2]Silva, S. (2020). Infraestructura verde y soluciones basadas en la naturaleza para la adaptación al cambio climático : prácticas inspiradoras en ciudades de Perú, Chile y Argentina. http://hdl.handle.net/10625/60540

[3]UICN. (2020). Orientación para usar el Estándar Global de la UICN para soluciones basadas en la naturaleza. https://doi.org/10.2305/IUCN.CH.2020.09.es

[4]Periferia. (2022). Curso virtual: Soluciones basadas en la Naturaleza (SBN) para el desarrollo sostenible y resiliente de Perú – Periferia. https://periferia.pe/curso-virtual-soluciones-basadas-en-la-naturaleza-sbn-para-el-desarrollo-sostenible-y-resiliente-de-peru-inicia-su-primera-edicion/

[5]UICN. (2023). Más de 240 personas de Perú participaron en el curso virtual de Soluciones basadas en la naturaleza. IUCN. https://www.iucn.org/es/articulo/202303/mas-de-240-personas-de-peru-participaron-en-el-curso-virtual-de-soluciones-basadas