Escrito por Astrid Herrera, miembro del Consejo Editorial de Conexión Ambiental

“La pesca ilegal no solo presenta una amenaza a la biodiversidad de nuestros océanos, sino también compromete el bienestar de nuestras futuras generaciones y la soberanía alimentaria de nuestro país”

María Del Camino Troya

A diario en Perú se pescan y consumen tiburones. Sin embargo, solo 2 de cada 10 peruanos son conscientes de que el “tollo” es tiburón, un ser vivo que habita en las profundidades de las costas marítimas peruanas [1]. Pero, no solo los peruanos consumen este animal, sino también los chinos, quienes prefieren, para ser exactos, una sopa de aleta del tiburón.

A partir del año 2014, los niveles de exportación de aleta de tiburón de Perú a China crecieron de modo exponencial debido a la alta demanda de mercados como Hong Kong (el mayor importador y exportador de aletas de tiburón del mundo). Desafortunadamente, esta situación ha contribuido al comercio y tráfico ilegal de tiburón  que se importa desde el Ecuador y una vez que ingresan al Perú, salen al mercado asiático como si fueran peruanas [2]. 

De Ecuador a Perú: La frontera Vulnerable

A pesar de que la pesca de tiburones está prohibida en el Ecuador, cuando estos animales son capturados de manera “incidental” se puede aprovechar. Sin embargo, luego de la entrada en vigencia de esta ley, las capturas incidentales solo han ido en aumento [3]. Asimismo, en el 2014 se prohibió la exportación de aletas de tiburón en Ecuador, por lo que se buscaron otras vías para comercializarlas. Es así que, Perú se convirtió en el país elegido para llevar a cabo la exportación de este producto, ello explica el aumento del 40% de sus exportaciones en ese mismo año [2]. ¿Pero, cómo se movilizan toneladas de aletas de tiburón desde Ecuador a Perú, sí está prohibida su exportación? El impedimento legal no es un obstáculo, después de todo, el que busca siempre encuentra soluciones. 

En ese sentido, decenas de toneladas de aletas de tiburón cruzan libremente la frontera del norte camufladas entre las cargas de aletas de especies autorizadas. Es más, de acuerdo al director de conservación marina de WWF Ecuador, Pablo Guerrero, en la frontera exactamente en “Puerto Bolívar” existen alrededor de 200 bodegas clandestinas donde se almacenan estos productos ilegales [3]. Por su parte, el experto en reconocer aletas de tiburón, Sebastián hernández, asegura que  “Nunca había visto una aduana tan vulnerable al paso de cualquier tipo de producto y también hay pasos ilegales por donde ingresa de todo, incluidas las aletas de tiburón” [2]  Lo cual evidencia, el poco conocimiento sobre los tipos de aletas de tiburón con los que cuentan los organismos fiscalizadores,quienes son los encargados de detectar los cargamentos ilegales en las fronteras. No obstante y a pesar de su desventaja, las autoridades junto con el apoyo técnico de la sociedad civil han sido capaces de interceptar docenas de toneladas de aleta de tiburón cuando pretendían ingresar de forma ilegal desde el Ecuador a territorio peruano. Es más, durante la pandemia por el coronavirus COVID-19, se han logrado incautar cerca de 15 toneladas de tiburones de presunto origen ilegal. 

Si bien se han realizado diversas intervenciones exitosas entre las entidades públicas y privadas de manera coordinada entre Ecuador y Perú,  el comercio ilegal de flora y fauna silvestre representa el cuarto mayor negocio ilegal del planeta. Esto se debe al alto precio en el comercio internacional puesto que el kilo de aletas puede costar hasta 30 veces más que el precio del resto del cuerpo del tiburón [2]. Por ejemplo en el mercado de Guangzhou (China) un kilo de aletas grandes de tiburón puede llegar a costar 1000 dólares [4]. Pero ¿Por qué pagan tanto los chinos por la aleta de tiburón?

De Perú a China: La sopa de aleta de tiburón como la sopa más cara del mundo ecológica y económicamente hablando.

Mientras que millones de tiburones son capturados para el aprovechamiento de su carne o aceite, las aletas de tiburón son exportadas al otro lado del mundo para hacer una sopa que, se sirve en grandes banquetes como símbolo de prestigio y revela un alto nivel socioeconómico en la sociedad china. La historia de esta afrodisíaca sopa, se remonta a la época de las dinastías chinas, donde las aletas de tiburón eran vistas como un alimento saludable y se servían durante eventos que, involucran la firma de acuerdos entre dinastías o grupos de la alta sociedad china [2]. Después, entre los años 70 y 80 cuando la economía del país mejoró notablemente, las personas que eran pobres pasaron a ser de clase media y entonces pudieron acceder a lujos que antes solo las clases altas se podían permitir. Así, la aleta de tiburón pasó de ser un producto exclusivo de la clase alta a ser un producto más accesible para todos, pero que en la actualidad sigue manteniendo su prestigio socioeconómico.

Cerca de 90 especies de tiburones se pueden encontrar en los mercados asiáticos, pero 5 son los que dominan todo el negocio azul, entre ellos, el sedoso, el martillo común, el martillo liso , el azul y el mako [4]. Es preciso señalar que, 4 de estas especies están catalogadas como especies en peligro de extinción por la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Además, estas especies son parte del Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora (Cites) que regula el comercio de animales y plantas silvestres, en más de 180 países incluido el Perú [4]. Si bien en este país, es legal el comercio internacional de tiburones. Sin embargo, no existe un marco regulatorio para controlar la extracción de esta especie, salvo algunas excepciones de especies emblemáticas. En consecuencia, este escenario es propicio para el desarrollo económico del tráfico de tiburones, aunque ello ponga el peligro la sostenibilidad del planeta. 

¿Hacia la extinción de tiburones?

Los tiburones han habitado el planeta tierra por cientos de millones de años, muchísimo más tiempo del que el homo sapiens ha estado en ella. Los tiburones ayudan a mantener el equilibrio de la cadena alimenticia oceánica, y con ello la biodiversidad de ecosistemas. También, contribuyen a mantener poblaciones sanas de otras especies al cazar sus ejemplares más débiles y enfermos, y aportan a mantener la productividad en otras pesquerías, entre otros servicios ecosistémicos [5]. Así, el rol que cumplen los tiburones en la tierra es vital para la supervivencia de otros seres vivos y para el desarrollo sostenible de la vida misma. 

A pesar de su relevancia biológica y ecosistémica, las poblaciones de tiburones están disminuyendo, cada día, debido a que están siendo explotadas por el hombre, de manera indiscriminada y con ello contribuyendo a la destrucción de los ecosistemas. De acuerdo al experto Sebatián Hernández, “Si seguimos así, a ese nivel de presión pesquera, es probable que en 30 o 50 años ya no lleguen hembras de tiburón martillo a parir en las costas de Perú, donde se encuentra la principal área de crianza de esta especie” [2]. 

Sin embargo, el problema de la sobreexplotación no ocurre solo en las costas peruanas, sino en centroamérica, donde incluso aletas de tiburones pequeños se extraen sin control alguno, de modo que, no le dan tiempo a la especie para que se recupere. Por lo tanto, si se sigue exterminando a las poblaciones de tiburones más pequeñas y no se establecen regulaciones para su extracción y exportación, es altamente probable que desaparezcan de la faz de la Tierra.

La industria del aleteo de tiburón y su relación con el crimen organizado

El tráfico ilegal de aletas de tiburón convive junto con otras actividades ilegales, como el tráfico de migrantes ilegales, la trata de personas, el narcotráfico y el lavado de activos. Así, este delito ambiental se ha transformado rápidamente en una de las actividades más importantes de los grupos de crimen organizado transnacionales debido fundamentalmente a dos razones. La primera es que la industria ilegal de aletas de tiburón genera entre USD$540 millones a USD$1.2 mil millones al año , lo cual representa una tentación económica alta [6]. Mientras que, la segunda razón está ligada al bajo riesgo legal que supone este delito, lo cual atrae a los grupos de crimen organizado para llevar a cabo sus actividades ilegales de manera más fácil. Cabe agregar que, para la fiscal Suárez, “existen indicios para pensar que se trata de un delito vinculado al crimen organizado con la participación de funcionarios públicos” [3].

De acuerdo a María Del Camino Troya, asesora de la Dirección de Política Criminal (FGE)  el tráfico de cocaína y tráfico de aletas de tiburón es dirigido por los mismos grupos de crimen organizado transnacionales puesto que los reportes de decomisos y evidencia anecdótica indica que estos grupos están utilizando las mismas rutas marítimas y puertos para el tráfico de cocaína y para productos de la pesca ilegal, especialmente las aletas de tiburón [6]. De igual manera, un informe de la Unidad de Inteligencia Financiera de México revela que  ya han sido detectados casos en los que se ha traficado cocaína desde Costa Rica a México escondida al interior de cuerpos de tiburones [3]. En consecuencia, la pesca ilegal y tráfico de tiburones  se está volviendo igual de importante que el narcotráfico.

El final

La extracción de los tiburones en el Ecuador, la exportación de esta especie hacia el Perú y su continuo tráfico ilegal con destino a China, provocan que el negocio ilegal azul se convierta en una de las actividades más lucrativas y llamativas para las grandes organizaciones criminales, poniendo en peligro y extinción a estos majestuosos animales que han albergado el planeta desde mucho tiempo antes que la especie homo sapiens. Así que por más que existan películas donde se muestran a los tiburones como los depredadores, el verdadero depredador de los recursos marinos es el ser humano. 

Referencias:

[1] ¿Cebiche de tiburón? Solo 2 de cada 10 peruanos en la costa saben que. (2018, 14 diciembre). Oceana Peru. https://peru.oceana.org/es/blog/cebiche-de-tiburon-solo-2-de-cada-10-peruanos-en-la-costa-saben-que-el-tollo-es-tiburon

[2] Y. (2019, 13 septiembre). “El comercio ilegal de aletas de tiburón llega desde Ecuador”. Noticias ambientales. https://es.mongabay.com/2018/11/oceanos-sebastian-hernandez-aletas-de-tiburon/

[3] M. (2020, 9 diciembre). ¿Nuevo delito?: qué hay detrás de los decomisos de casi 25 toneladas de carne de tiburón traficada desde Ecuador. Noticias ambientales. https://es.mongabay.com/2020/11/peru-decomisan-casi-25-toneladas-de-carne-de-tiburon-traficada-desde-ecuador-en-solo-tres-meses/

[4] M. (2020b, diciembre 21). Pruebas de ADN para combatir el comercio ilegal de tiburones amenazados. Noticias ambientales. https://es.mongabay.com/2020/12/la-prueba-tipo-covid-para-frenar-el-comercio-ilegal-de-tiburones-amenazados/

[5] Mafia en la extracciÃ3n y comercio de tiburones y la necesidad de cambiar nuestras percepciones. (2019, 31 enero). SPDA Actualidad Ambiental. https://www.actualidadambiental.pe/mafia-en-la-extraccion-y-comercio-de-tiburones-y-la-necesidad-de-cambiar-nuestras-percepciones/

[6] Pesca ilegal y cocaína. (2015). Perfil Criminológico, 19, 9-10. http://repositorio.flacsoandes.edu.ec:8080/bitstream/10469/8301/1/BFLACSO-PC19-04-Troya.pdf

Imagen: oceana.org