La Unión Internacional de Telecomunicaciones, una agencia de Naciones Unidas, estima que alrededor de 45 millones de toneladas de residuos de aparatos electrónicos se generan cada año y esta cifra va en aumento. Como dato adicional solo en 2016, 435.000 toneladas de celulares fueron desechados, pese a que contenían materias primas calculadas en hasta US$11.000 millones [1]. En su mayoría los residuos electrónicos terminan en los vertederos lo cual tiene un impacto negativo en la salud, el ambiente y en la economía 

Veena Sahajwalla, es ingeniera y profesora de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Australia, y con el objetivo de recuperar metales de aparatos electrónicos desechados, ha desarrollado “minas urbanas”. De esta forma, aprovecha los millones de toneladas de televisores, celulares y otros aparatos electrónicos que son desechados cada año para extraer metales y darles un nuevo uso. La experta señala que “La modelización económica muestra que el coste de alrededor de US$370.000 para una microfábrica que da beneficios en dos o tres años, y puede generar ingresos y empleo” [1]. Asimismo, señala que  mientras una mina de oro puede generar 5 ó 6 gramos del metal por tonelada de materia prima, esa cifra aumenta hasta los 350 gramos por tonelada cuando la fuente es un aparato electrónico desechado [1]. Así esta idea parece traer mejores beneficios económicos, sostenibles y laborales. Creando un nuevo espacio para el desarrollo de nuevas formas de reciclaje en el mundo. 

Referencia:

[1] BBC News Mundo. (2018, 13 julio). Cómo las «minas urbanas» pueden convertirse en una rica fuente de preciados minerales (y cómo puedes beneficiarte de ello). https://www.bbc.com/mundo/noticias-44749073