En un artículo especial de “the journal Science” un grupo de científicos señalan que la solución de la plaga de contaminación plástica en los océanos y en la tierra es un acuerdo global sobre sus límites y controles. Nils Simons, uno de los participantes del artículo señala preocupadamente que, incluso los plásticos se encuentran en el cuerpo humano [1]. Así, es posible que en unos años más el mundo sea puro plástico y cemento. Esta realidad no es una problemática reciente sino que se origina desde hace aproximadamente 70 años. 

Los autores señalan además que, aparentemente en nuestro mundo el plástico se ha convertido en un producto elemental para nuestra sociedad, pero también es una amenaza ambiental seria [1]. Incluso ahora con la situación de la pandemia del Covid-19, la producción y uso del plástico va en incremento, al igual que su amenaza. De acuerdo al reportaje, la más grande proporción de desechos de plástico se origina de envolturas (47%). Mientras que, los textiles son responsables por un 14% y transporte de un 6%. [1] Frente a este contexto sombrío, los autores hacen un llamado a todo el mundo para que se unan y actúen antes de que sea demasiado tarde. Para ello proponen tres acciones: (1) Reducir progresivamente la producción de plásticos vírgenes para el año 2040; (2) Crear una economía circular de plástico, incentivando el reúso y eliminando volúmenes sustanciales de contaminación plástica; (3) Comenzar una limpieza mundial de desechos de plástico.  Por último, afirman que la tecnología de manera aislada, no podrá revertir el impacto negativo del plástico en la tierra, sino que es necesaria la unión y el trabajo en conjunto de todo el mundo para acabar con el uso de plásticos. 

Fuente:

[1] Laville, S. (2021, 1 julio). Call for global treaty to end production of ‘virgin’ plastic by 2040. The Guardian. https://www.theguardian.com/environment/2021/jul/01/call-for-global-treaty-to-end-production-of-virgin-plastic-by-2040?utm_source=newsletter&utm_medium=Planeta%20Mauna%20Loa&utm_campaign=20210708