8th mayo 2024 miércoles 8 mayo Mié, 08 May 2024 10:10:12 -0500
Conexión Ambiental - El Portal de Actualidad Ambiental del Equipo de Derecho Ambiental – EDERA
Search
Close this search box.

Articulo

La emisión de bonos de carbono en el Mercado Ambiental Global ¿solución o alternativa?: El Caso de Disney

Escrito por Brisa Goycochea y Emily Rutti, miembros del Consejo Editorial

Introducción

A raíz de la contaminación ambiental que generan diversos países industrializados y la preocupación internacional por el Cambio Climático, se implementan mecanismos que ayudan a disminuir la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI), los cuales pueden surgir como iniciativas privadas y públicas. 

De acuerdo con Caballero (2023), experta en sostenibilidad y energías renovables de Climate Consulting, los principales gases de efecto invernadero vertidos a la atmósfera por la actividad humana son: dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), vapor de agua (H2O), óxido nitroso (N2O) y ozono (O3) [1]. En esta oportunidad analizaremos si la compra de bonos de carbono, generados en el Bosque de Protección Alto Mayo en Perú, respecto de la emisión de gases de dióxido de carbono emitidos por la compañía Walt Disney fue una solución o meramente una alternativa para preservar el medio ambiente en el que vivimos, respecto de la huella de carbono generada por la actividad de sus cruceros turísticos. 

Mecanismos de Desarrollo Sostenible en el Mercado Ambiental Latinoamericano: Bonos verdes en Chile, Perú, México y Bolivia 

En Chile por ejemplo, existen los Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL), los cuales surgen como una alternativa sostenible para la adquisición de certificados de reducción o de bonos de carbono. Los MDL tienen la finalidad de luchar contra el cambio climático e incentivar el equilibrio de la huella de carbono en el planeta por los países más industrializados [2]. 

Perú, por su parte, en el año 2021, el MINAM presentó la Hoja de Ruta de las Finanzas Verdes con la finalidad de promover y acompañar a los mercados financieros a implementar acciones que incorporen la variable ambiental en las actividades económicas y productivas (MINAM, 2021) [3]. 

En México, el Grupo Consultivo sobre Financiación del Clima (CCFC) fomenta la promoción de la financiación de proyectos verdes a través de los “Principios de Bonos Verdes MX”, los cuales son lineamientos que ayudan al mercado mexicano en la emisión de bonos verdes, para dar certeza a los inversionistas sobre los beneficios ambientales de los proyectos financiados a través de fondos [4].  

Bolivia, mediante una iniciativa privada del Banco de Desarrollo Productivo (BDP) obtuvo la autorización de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) para la inscripción de su programa de “Emisiones de bonos verdes, sociales y sostenibles”, en el Registro de Mercado de Valores [5]. 

Como se ha podido evidenciar los mecanismos de bonos verdes surgen como una necesidad del mercado ambiental global, en los países latinoamericanos, para poder equiparar la huella de carbono que desarrollan algunos países industrializados. 

Huella de carbono

Es vital importancia resaltar que el término huella de carbono, hace referencia a la cantidad de gases de efecto invernadero emitidos de manera directa o indirecta por una persona, producto, empresa u organización. Caballero (2023) señala que existen tres tipos de huellas: la de la empresa, la de producto y la personal [6]. 

  1. Huella de carbono de empresa: La huella de carbono corporativa se refiere al impacto medioambiental de las actividades generadas por la empresa. Las emisiones de GEI se deben medir teniendo en cuenta los efectos, ya sean directos o indirectos generados por el desarrollo de su actividad económica, es decir, respecto al giro principal del negocio. 
  2. Huella de carbono de producto: Se produce en el ofrecimiento de un producto o servicio de manera directa o indirecta. Inicia desde la extracción de la materia prima, uso por parte del cliente, hasta la gestión del residuo. 
  3. Huella de carbono personal: Tiene como objetivo la medición del impacto medioambiental de las actividades de un individuo. El cálculo de estas permite la reducción y optimización del consumo de energía y el cambio de hábitos personales de consumo, para minimizar su impacto en la tierra. 

Es importante destacar que la huella de carbono de un producto no se constriñe a un solo país, ello, debido a que estamos ante un mercado globalizado. Internacionalmente, los bonos de carbono surgen como una estrategia de remediación, que implementan los países para equilibrar la huella de carbono que provocan respecto de las actividades industriales y económicas que realizan. 

Mercado Ambiental Global: Ranking de Países industrializados más contaminadores del mundo (2022)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la contaminación del aire exterior es un importante problema de salud ambiental que afecta a todas las personas en los países de ingresos bajos, medianos y altos [7]. Según Climate Consulting (2022), la huella de emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera a nivel global es liderada por tres países contaminantes e industrializados: China, Estados Unidos e India. 

Garret (2020), experta en Consultoría de Carbono, explica que el país asiático desprende aproximadamente 9,9 mil millones de toneladas de emisiones de CO2, debido en gran parte a la exportación de bienes de consumo y su gran dependencia del carbón. Estados Unidos, por su parte, lanza aproximadamente 4,4 mil millones de toneladas de emisiones de CO2, por ser la primera potencia industrial y comercial del mundo. A su vez, India emite 2,3 mil millones de toneladas de CO2. Finalmente, es importante señalar que Alemania es el país europeo con las mayores emisiones de CO2 debido a su gran dependencia del carbón con aproximadamente ¼ de las emisiones a la atmósfera [8]. 

El ranking del 2020 puede variar si analizamos la huella de carbono per cápita de los países. Por ejemplo, Catar, Kuwait y Arabia Saudita encabezan la clasificación, ello debido a que, si bien son países poco poblados, poseen una industria muy fuerte o economías que funcionan a energías muy contaminantes, tales como el petróleo.

El Impacto de la contaminación del aire en la Salud y el Medio Ambiente

La contaminación del aire ambiente (exterior) causó 4,2 millones de muertes prematuras en todo el mundo en 2019. Alrededor del 89% de esas muertes prematuras ocurrieron en países de ingresos bajos y medianos, y el mayor número en las Regiones de Asia Sudoriental y el Pacífico Occidental, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) [7].

La OMS estima que, en 2019, alrededor del 37% de las muertes prematuras relacionadas con la contaminación del aire exterior se debieron a cardiopatías isquémicas y accidentes cerebrovasculares, el 18% y el 23% de las muertes se debieron a enfermedad pulmonar obstructiva crónica e infecciones agudas de las vías respiratorias inferiores, respectivamente, y el 11% de las muertes se debieron a cáncer en las vías respiratorias [7]. 

Un artículo publicado por National Geographic (2010) explica que la lluvia ácida es producida por la contaminación atmosférica cuando los gases procedentes de la quema de combustibles reaccionan con el oxígeno del aire y el vapor de agua y se transforman en ácidos que transportan la lluvia [9]. 

Cumbre Pueblos (2017) detalla que, en este fenómeno, el aire se va contaminando de forma directa con una buena proporción de ácidos que van cayendo en el agua de las lluvias. Este suceso erosiona las tierras y daña los cultivos de cualquier siembra. Este tipo de lluvia recorre grandes distancias motivada por la velocidad del viento deteriorando los ecosistemas a su paso [10]. 

Cifras y acontecimientos como las anteriores demuestran la importancia de latinoamérica como agente de cambio ante problemas de salud pública y medio ambiente, es por ello que surgen iniciativas privadas y públicas tales como la emisión de “bonos verdes o bonos de carbono” a nivel internacional. 

Contaminación atmosférica: 

La OMS en 2019, define a la contaminación atmosférica como uno de los mayores riesgos ambientales para la salud. La reducción de los niveles de contaminación del aire es una acción importante para reducir la carga de morbilidad causada por accidentes cerebrovasculares, enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón y enfermedades respiratorias crónicas y agudas que incluyen el asma [7]. 

Un estudio patrocinado por la misma institución señala que en 2019, el 99% de la población mundial vivía en lugares que no cumplían con las directrices de calidad y/o estándares sobre contaminación atmosférica, de la OMS. Ello, trajo consigo que se contamine el ambiente y el aire doméstico provocando 6,7 millones de muertes prematuras al año [7]. 

Respecto a esta problemática de salud ambiental es importante que las políticas e inversiones que adopten los países apoyen un transporte más limpio, hogares energéticamente eficientes, la generación de energía, la industria y una mejor gestión de los residuos municipales para reducir las principales fuentes de contaminación del aire exterior. 

Todas estas acciones reducirían en gran medida la contaminación del aire en algunas regiones. Para ello, es importante que se realicen Proyectos de Reducción de las Emisiones Derivadas de la Deforestación y la Degradación de los Bosques (REDD) tales como “los bonos de carbono”. 

¿Qué son los bonos de carbono?

La conservación de los bosques se erige como un pilar fundamental en la lucha contra la crisis climática. Estos ecosistemas desempeñan un papel esencial al capturar el carbono del ambiente, contribuyendo así a frenar el avance del cambio climático. Lo que es aún más notable es que, cuando las comunidades adoptan prácticas responsables en el manejo de los recursos naturales y evitan la deforestación, abren la puerta a una interesante posibilidad: la generación y venta de bonos de carbono, una fuente de ingresos económicos que beneficia no solo a sus propias familias, sino a toda la comunidad en su conjunto [11].

Pero ¿qué son exactamente los bonos de carbono? Los bonos de carbono también conocidos como créditos de carbono, se consideran una herramienta internacional diseñada para reducir las emisiones de dióxido de carbono [12].  Además, representan una tonelada de CO2 que se evita que sea liberada a la atmósfera o se captura de ella. En otras palabras, se constituyen como una solución efectiva para contrarrestar las causas del cambio climático. Cuando se emprenden acciones concretas destinadas a mitigar el cambio climático, como la protección de los bosques, es cuando se generan estos valiosos bonos. Por ejemplo, un grupo de productores de aguaje que decide dejar de talar árboles durante la cosecha contribuye a la preservación de los bosques y, al mismo tiempo, accede a la generación de ingresos a través de estos bonos de carbono.

Los bonos de carbono no se limitan solo a proyectos de reforestación, conservación y manejo forestal, sino que abarcan una gama más amplia de actividades, como energía, eficiencia energética y tratamiento de residuos, entre otros. Este mercado de carbono opera de manera similar a los mercados convencionales, con vendedores y compradores, y un precio por el producto, que en este caso es el carbono. Es esencial destacar que estas actividades deben ser diseñadas de manera que beneficien tanto a la comunidad como al entorno ambiental [11].

Beneficios de los bonos

  • La importancia de los proyectos REDD

Los Bonos de Carbono, una fuente crucial de financiamiento para proyectos REDD+, forman parte de un mecanismo internacional respaldado por las Naciones Unidas. Este mecanismo, conocido como REDD+, tiene un objetivo claro: mitigar el cambio climático y reducir las emisiones globales de CO2. Las actividades de los Proyectos REDD+ están diseñadas para detener la deforestación y conservar los valiosos bosques, manteniendo así el carbono almacenado en los árboles y evitando su liberación a la atmósfera. Sin embargo, estos proyectos van más allá al generar un impacto positivo en las comunidades locales que habitan en estos territorios protegidos.

REDD+ se traduce en “Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los bosques” y el signo “+” representa la conservación y el aumento de las reservas de carbono, el manejo sostenible de los bosques y la mejora en la calidad de vida de las comunidades que dependen de estos recursos naturales. En esencia, los Bonos de Carbono financian proyectos que no solo resguardan nuestro clima, sino que también promueven un desarrollo sostenible y beneficios sociales en las regiones involucradas. Este enfoque integral se perfila como una herramienta fundamental en la lucha contra el cambio climático y en la construcción de un futuro más equitativo y respetuoso con el medio ambiente [13].

  • Lucha por grandes empresas contra el cambio climático en la selva peruana

En el Perú, la deforestación contribuye al 47% de las emisiones de gases de efecto invernadero, y cada cuatro segundos se pierde un área de bosque equivalente a una cancha de fútbol. La selva del Amazonas, que juega un papel crucial en la regulación climática, está perdiendo su capacidad de hacerlo.

Empresas de renombre como Disney, Microsoft, Toyota, United Airlines, Pacífico Seguros y Paul Mitchell han reconocido la importancia de abordar la deforestación y reducir las emisiones de carbono mediante la compra de bonos de carbono a través de proyectos de REDD (Reducción de Emisiones de Carbono por Deforestación).

Disney, por ejemplo, adquirió 437,000 bonos de carbono generados en el Bosque de Protección Alto Mayo en Perú por aproximadamente $3.5 millones. Esta inversión la convirtió en uno de los principales inversores en el mercado de certificados de carbono en el país. Disney planea utilizar estos bonos para compensar la huella de carbono generada por sus cruceros turísticos

Estos esfuerzos empresariales encuentran un escenario propicio en la Amazonía, donde la preservación de los bosques se convierte en una estrategia clave para contrarrestar los impactos negativos de sus actividades [14].

Desafíos y críticas (greenwashing)

La adquisición de bonos de carbono por parte de empresas de renombre mundial, como Gucci, Salesforce, BHP, Shell, easyJet o Disney, puede generar percepciones erróneas ante el público en general. 

Aunque estas empresas pueden estar emitiendo considerables cantidades de gases de efecto invernadero, el uso de bonos de carbono podría llevar a una etiqueta “verde” que podría parecer un intento de disfrazar su huella ambiental real. Esto plantea la cuestión de si estas adquisiciones de bonos de carbono son genuinas en su compromiso con la sostenibilidad o si simplemente se utilizan como una estrategia para mejorar la imagen de la empresa [14]

Es fundamental que las grandes empresas no solo inviertan en bonos de carbono, sino que también implementen medidas efectivas para reducir sus emisiones en origen, de modo que su contribución al cambio climático sea auténtica y efectiva. De lo contrario, corren el riesgo de caer en la trampa del “greenwashing”, donde la percepción de responsabilidad ambiental no se corresponde con la realidad. La transparencia y la acción concreta son esenciales para evitar este tipo de críticas y para que las acciones de estas empresas sean coherentes con la urgente necesidad de abordar el cambio climático [15].

  • Regulación aplicable respecto al Cambio Climático y anti greenwashing respecto a los bonos en el Perú y EEUU

El Acuerdo de París, aprobado en 2015, aspira a reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático manteniendo el aumento global de la temperatura durante este siglo muy por debajo de 2 grados Celsius con respecto a los niveles preindustriales. El acuerdo también aspira a reforzar la capacidad de los países para lidiar con los efectos del cambio climático mediante flujos financieros apropiados, un nuevo marco tecnológico y un marco de desarrollo de la capacidad mejorado [16].

Por otro lado, frente al greenwashing, recordemos que la ONU también ha creado las normas para acabar con el “lavado de imagen” ecológico de las empresas. Estas normas se sustentan en un informe que denuncia la eco impostura (un lavado de imagen para hacer creer al público que las medidas de impacto medioambiental de una empresa o entidad son mayores de las que efectúa en realidad) y las poco convincentes promesas de reducción de emisiones contaminantes. Además, ofrece una manera de garantizar la veracidad de los compromisos de reducción de exhalaciones por parte de la industria, las instituciones financieras, las ciudades y las regiones, así como el apoyo a una transición global y equitativa hacia un futuro sostenible [17].

Caso: Disney compra bonos en selva peruana

“Walt Disney Company compró 3,5 millones de dólares en bonos de carbono generados en el Bosque de Protección Alto Mayo”

En marzo del año 2013, la empresa mundial Walt Disney Company pagó ocho dólares por cada uno de los 437.000 bonos generados en la selva de la región San Martín, específicamente en el Bosque de Protección Alto Mayo. Esta es una cifra mayor al valor de mercado voluntario, el cual oscila entre un dólar por bono [18]. 

De acuerdo con Carlos Pastor, asesor de esos años, del SERNANP, los bonos de carbono retirados por Disney son más caros de los disponibles en el mercado porque han sido generados dentro de un Área Natural Protegida (ANP), el bosque de Alto Mayo, en el cual viven 1.277 especies de plantas, 44 especies de colibríes y 27 especies de aves endémicas, además de ser el hogar de 4.000 indígenas awajún.

La implementación de los bonos en ANPs tiene como objetivo la reducción de emisiones de dióxido de carbono, la cual sirve para disminuir la deforestación y degradación de los bosques. Cabe destacar que cada tonelada de carbono capturada equivale a un bono, el cual será comercializado a través del mercado de bonos de carbono. 

Pastor explica que para la empresa norteamericana, Walt Disney Company, la emisión de bonos ayudará a compensar la huella de carbono generada por la actividad de sus cruceros turísticos denominados “Disney Cruise Line”, lo cual le permitirá mejorar su imagen ante el mundo, como una compañía prestigiosa y líder en desarrollo sostenible [18]. 

Por su parte, Pedro Gamboa, ex jefe del Servicio Nacional de ANPs (Sernanp) explicó que el Estado peruano ha validado 2,8 millones de bonos de carbono en el bosque de Alto Mayo, pero sólo se han vendido 500.000. Asimismo, indica que el mercado de los bonos es volátil y menciona lo siguiente: “Suponiendo que atraigamos el interés de otras empresas, dispuestas a pagar precios superiores al del mercado, estaríamos hablando de 14 millones de dólares adicionales, que ayudarían mucho al Sernanp”. 

Emisiones de GEI en los cruceros: Disney Cruise Line 

En la actualidad, los informes de emisiones globales confirman que el transporte marítimo internacional genera entre el 2 y el 3% de las emisiones GEI mundiales. En este sentido, los cruceros turísticos, como los que ofrece Disney Cruise Line (DCL), suponen una parte significativa de estas emisiones. La compañía de entretenimiento estadounidense posee una línea de cruceros. Actualmente, hay cinco barcos en operación y la flota continúa creciendo, incluido el quinto y más nuevo crucero que entró en operación en julio de 2022 [19]. 

Los dos primeros barcos fueron inaugurados en la década de 1990 y tienen una capacidad para 2.400 personas, mientras que los últimos son más nuevos y pueden albergar a unos 4.000 invitados. Asimismo, Disney Cruise Line en su página informa que lanzaría la primera versión de una nueva generación de cruceros Disney, los cuales serán propulsados por Gas Natural Licuado (GNL) y tendrán capacidad para unos 2.500 pasajeros.

Respecto a la Cruise Line recordemos que cada uno de estos grandes barcos de pasajeros, pueden durar de 2 a 4 noches o incluso hasta 7 días. La terminal de donde parten algunos de los barcos se encuentra en Cañaveral, ciudad cercana a Orlando. Algunos de los destinos turísticos que posee la empresa son los siguientes: Alaska, las Bahamas, Islas Bermudas, Canadá, el Caribe, Europa, Hawái, México, Nueva Zelanda, Australia, Costa del Pacifico, Canal de Panamá y Pacífico Sur [19].  

En estos trayectos, la huella de carbono es ingente, ya que se emiten grandes cantidades de gases a la atmósfera (CO2, NO y SOx) y al océano, producto de la quema de combustible que se utiliza para el transporte a largas distancias y de las actividades que se realizan dentro como, por ejemplo: servicio de buffet tres veces al día, fiestas, karaokes, guardería, ludoteca, shows en vivo, etc. 

Respecto al transporte la emisión de los gases CO2 se da dependiendo del tamaño, motor y del tipo de combustible que posea el barco. En la actualidad, el transporte marítimo internacional ocupa el sexto lugar en el mundo como fuente de emisiones de CO2. La Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente estima que actualmente genera unos 139 millones de toneladas de CO2 en Europa, de las cuales 20 millones corresponden al tráfico de los cruceros. Respecto a las actividades humanas, dentro del barco, recordemos que estas ponen el peligro a la fauna y flora marina, pues muchos de los desechos que se generan por estas son vertidos al mar. Es por ello, que se afirma que los cruceros también generan gases tóxicos para la salud marina [20]. 

Según el Carbon Market Watch, un estudio realizado en el puerto de Croacia demostró que un crucero común puede llegar a emitir más de 1,2 toneladas de CO2 equivalentes, por cada kilómetro recorrido. En este sentido, podríamos decir que un crucero convencional que cruza el Atlántico desde Reino Unido hasta EEUU generará 6.500 toneladas de dióxido de carbono [20]. 

Finalmente, Portillo (2021) explica que si bien es difícil imaginar cuánto exactamente contamina un barco turístico o cuánto CO2 emite un barco, ya que depende de muchos factores, como el tipo de fuel usado, las dimensiones del crucero y la distancia recorrida, entre otros. Sin embargo, sí que se puede saber cuáles son todos los contaminantes que producen este tipo de transporte [21].

Los cruceros, de manera más específica, emiten gran cantidad de residuos. Por ejemplo, las aguas residuales, aguas grises procedentes de las duchas, piscinas, lavadoras, lavabos, etc. Estas últimas contienen fosfatos, cloro, bacterias patógenas, nutrientes de jabones y detergentes, entre otras sustancias dañinas. También se emiten aguas negras procedentes de los baños, estas son aquellas que contienen aguas fecales, restos orgánicos, papel, es decir, cualquier cosa que se deposita en el retrete. Y, por último, dentro de las aguas contaminantes están las aguas de sentina que son las que proceden de los motores y turbinas, es decir, aceites usados e hidrocarburos varios.

Además, dentro de los residuos que emiten los cruceros también se generan residuos muy tóxicos para el medio ambiente como metales pesados, bombillas, baterías, benceno, xileno, PVC, ácidos y metales pesados del material fotográfico, fármacos, entre otros, que proceden de todos aquellos farmacéuticos, actividades fotográficas, de las tintorerías y muchos otros servicios que se ofrecen en los cruceros.

A todos estos residuos hay que añadir todas aquellas emisiones que se producen por la combustión del combustible, usado para los motores y el mantenimiento de todos los sistemas eléctricos del crucero. Los humos producidos contienen sulfuros y óxidos de carbono y nitrógeno, tales como NOx, SO2, CO o CO2 o hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH’s) y partículas en suspensión.

El impacto ambiental de los cruceros empieza a darse desde el consumo de materias primas hasta el ruido que emite el barco. De ese modo, algunos impactos ambientales que producen los buques turísticos son los siguientes, según Portillo (2021) [21]: 

  • Todas aquellas emisiones de sulfuros y óxidos de carbono y nitrógeno, tales como NOx, SO2, CO o CO2 o hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH’s) y partículas en suspensión, las cuales alteran la calidad del aire, así como la calidad de los mares y océanos y, por lo tanto, afecta a toda la biodiversidad que se encuentra habitando estas zonas.
  • Los desechos y aguas residuales incrementan la sobrefertilización del mar y como consecuencia aumenta la cantidad de algas incrementando el proceso de eutrofización produciéndose de esta manera una falta de oxígeno en el agua. Sin dejar atrás que tanto los desechos y las aguas residuales son una amenaza para las especies marinas.
  • Contaminación del mar por petróleo afectando no solo a la calidad del agua, también a las especies marinas provocando su muerte.
  • Daños en los arrecifes de coral, ya que muchas rutas de cruceros navegan muy cerca de las mismas, poniendo en peligro la vida submarina de estas zonas únicas en cuanto a su riqueza.
  • Contaminación acústica por los motores y las hélices del barco.

Conclusión

Ahora bien, recordemos que los bonos de carbono sirven para equiparar la huella de carbono respecto al espacio. Es así que surge la pregunta ¿La huella de carbono generada por los cruceros de Disney que van desde Europa y Norteamérica se puede equiparar con la siembra de árboles en la selva de Alto Mayo en Perú? La respuesta es que no. Porque si bien es un método que sirve para ayudar al planeta respecto de la Reducción de las Emisiones Derivadas de la Deforestación y la Degradación de los Bosques, no es suficiente por tratarse de ecosistemas distintos. No se puede equiparar el impacto del mar y de la tierra, porque ambos espacios poseen diferentes características y especies a preservar. Es por ello que concluimos que la compra de bonos de EEUU a Perú fue una alternativa para preservar el medio ambiente, pero no una solución pues la huella de carbono en los tramos de viaje son diferentes al tiempo que, por ejemplo, tardan en crecer los árboles en la selva.

Referencias Bibliográficas

[1 y 6] Caballero A. (2023) ¿Qué es la huella de carbono? Aprende a calcularla y reducirla. (2023, September 18). Climate Consulting. https://climate.selectra.com/es/huella-carbono 

[2] Revista Interamericana de Ambiente y Turismo (2005). El Mercado de los Bonos de Carbono (“bonos verdes”): Una Revisión. Chile, Vol 1. REVISTA RIAT DEFINITIVA (unich.edu.mx)

[3] Hoja de Ruta de Finanzas Verdes impulsará inversiones de $2 000 000 000 aproximadamente en proyectos ambientales al 2025. (n.d.). Noticias – Ministerio Del Ambiente – Plataforma Del Estado Peruano. https://www.gob.pe/institucion/minam/noticias/822368

[4] Staff, C. (2021). Guía Básica de Bonos Verdes en México: Principios. CSR Consulting. https://www.csrconsulting.com.mx/2021/12/18/guia-basica-de-bonos-verdes-en-mexico-principios/

[5] Mendoza, L. (2023, October 10). ASFI autoriza al BDP el primer programa de “Emisiones de bonos verdes sostenibles.” eju.tv. https://eju.tv/2023/10/asfi-autoriza-al-bdp-el-primer-programa-de-emisiones-de-bonos-verdes-sostenibles/ 

[7] World Health Organization: WHO. (2022). Ambient (outdoor) air pollution. www.who.int. https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/ambient-(outdoor)-air-quality-and-health 

[8] Garret. C (2022) Países más contaminantes del mundo: ranking 2022. (2022, November 14). Climate Consulting. https://climate.selectra.com/es/huella-carbono/paises-contaminantes 

[9] National Geographic. (2023). La lluvia ácida es producida por la contaminación atmosférica cuando los gases procedentes de la quema de combustibles reaccionan con el oxígeno del aire y el vapor de agua y se transforman en ácidos que transporta la lluvia. National Geographic. https://www.nationalgeographic.es/medio-ambiente/lluvia-acida  

[10] Cumbre Pueblos (2023). Contaminación del aire: Que es, causas, consecuencias y soluciones. Cumbre Pueblos. https://cumbrepuebloscop20.org/medio-ambiente/contaminacion/aire/ 

[11] Ministerio del Ambiente. (2023, 21 enero). Esto debes saber sobre los bonos de carbono en nuestro país. Gob.pe https://www.gob.pe/institucion/minam/noticias/690641-esto-debes-saber-sobre-los-bonos-de-carbono-en-nuestro-pais 

[12] Save The Planet Now. (2022, 27 enero). ¿Cómo funciona el mercado de bonos de carbono?. https://www.saveplanetnow.com/como-funciona-el-mercado-de-bonos-de-carbono/

[13] Selva Mataven Redd. (s. f.). ¿Qué es un Proyecto REDD +? . https://www.selvamatavenredd.org/es/que-es-redd 

[14] ConexiónCOP. (2020, 23 noviembre). Disney lucha contra el cambio climático en la selva del Perú. https://conexioncop.com/el-mundo-de-disney-lucha-contra-el-cambio-climatico-desde-peru-periodistas-latinoamerica-conexioncop/#:~:text=As%C3%AD%20lo%20resumi%C3%B3%20Beth%20Stevens%2C%20vicepresidente%20senior%20de,2010%20a%20867%20mil%20t.%20en%20el%202012 

[15] Motorpasión. (2023). Los créditos al carbono iban a ser el caballo de troya de las emisiones. no han servido de nada.https://www.motorpasion.com/futuro-movimiento/creditos-al-carbono-iban-a-ser-caballo-troya-emisiones-no-han-servido-nada 

[16] Naciones Unidas. (2023, 15 septiembre). Objetivo 13: Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.  Cambio climático – Desarrollo Sostenible (un.org) 

[17] Noticias ONU. (2022, 11 noviembre). La ONU crea las normas para acabar con el “lavado de imagen” ecológico de las empresas. https://news.un.org/es/story/2022/11/1516712 

[18] Rpp, R. (2013, March 14). Disney compra US$ 3,5 millones en bonos de carbono en selva del Perú RPP Noticias. https://rpp.pe/economia/economia/disney-compra-us-35-millones-en-bonos-de-carbono-en-selva-del-peru-noticia-576049 

[19] Braga C. (2022). Disney Cruise Line: Todo sobre los cruceros de Disney. Disney Cruise Line: Todo sobre los cruceros de Disney (partiudisneyparks.com)

[20] Z.E.O. (2021). ¿Qué avances se están haciendo para reducir las emisiones de los cruceros? ZeroEmissions Objective. https://plataformazeo.com/es/avances-reducir-emisiones-cruceros/ 

[21] Portillo, S. R. (2021, January 18). Cuánto contamina un crucero. ecologiaverde.com. https://www.ecologiaverde.com/cuanto-contamina-un-crucero-3201.html 

Escrito por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo

Comisión de CONEXIÓN AMBIENTAL

Directora: Brisa Goycochea Escobal

Consejo Directivo: Liana Muñoz | Ivan Arias Risco | Rosali Zamalloa  | Flavia Rayme | Michelle Sánchez | Victoria Salinas

Publica con nosotros

Si deseas escribir en Conexión Ambiental, envía un correo a conexion.edera@gmail.com