Kuwait es uno de los paises mas ricos del mundo. Sin embargo, se enfrenta a un océano de basura. De acuerdo, a las naciones unidas este país “genera 1,5 kilogramos de basura por persona al día, el doble del promedio mundial” [1]. A pesar de que, el país ha brindado servicios de recolección de residuos desde fines de la década de 1960, no ha sido suficiente tiempo para que Kuwait adopte modernas técnicas de gestión de residuos. En aquel país, la basura es manejada por empresas privadas con pocos controles y clasificación, lo que genera contaminación y riesgos para la salud.

Frente a este contexto, una joven de 24 años, ingeniera eléctrica cuyo nombre es Fatemah Alzelzela decidió tomar acción e involucrarse en la búsqueda de soluciones frente al gran problema que impacta negativamente en todos los ciudadanos de Kuwait y del mundo. Alzelzela es la cofundadora de Eco Star, un grupo sin fines de lucro que recicla basura de hogares, restaurantes y escuelas en todo el país del Medio Oriente.

En 2019, Alzelzela y su hermana lanzaron Eco Star , invirtiendo US $600 de su propio dinero en la puesta en marcha. Sin embargo, se encontraron con diversos obstáculos puesto que las autoridades kuwaitíes y los posibles socios comerciales se mostraron escépticos sobre el modelo comercial de Alzelzela, lo que dificulta el establecimiento de conexiones. Ello sumado a que Kuwait también es una sociedad patriarcal, y Alze Zeal dice que “no la tomaron en serio” debido a su edad, género y estigma social en torno a la recolección de residuos en Kuwait [1]. A pesar de los estereotipos que amenazan en un principio la puesta en marcha de su empresa, Las hermanas superaron este estigma y lograron establecerse como una empresa sólida y confiable que ahora es reconocida internacionalmente.

Ecostar ha reciclado más de tres toneladas y media de plástico, 10 toneladas de papel y 120 toneladas de metal [1]. Esto representa un trabajo en equipo y sobresaliente entre su entorno puesto que la mayoría de residuos iban de frente al vertedero. Además, Alzelzela decidió establecer una  asociación innovadora con la ayuda de un gran vivero para que Eco Star les dé a sus clientes arbustos y árboles a cambio de su reciclaje [1].

Debido a este invaluable trabajo en pro de la naturaleza, Alzelzela fue recientemente nombrada Joven Campeona de la Tierra por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Así, ella se convierte en una de los siete ganadores del premio que recibirán financiamiento y tutoría para apoyar sus iniciativas ambientales.

Referentes:

ONU. Recuperado 10 de junio de 2021, de https://www.unep.org/youngchampions/es/node/643?%2Fnews%2Fstory%2Fbringing-recycling-kuwait=