Escrito por Adriana Castro, miembro del Consejo Editorial de Conexión Ambiental 

No es ningún secreto que la pandemia ha afectado profundamente la economía a nivel mundial; sin embargo, algunos sectores se han visto más golpeados. Entre ello, tenemos al sector turismo que, frente a la cancelación de vuelos internacionales y nacionales, ha visto reducido casi en su totalidad sus ingresos. Ahora bien, existen lugares que dependen, casi en su totalidad, de los ingresos provenientes de este rubro. Ese es el caso de  las islas Galápagos (Ecuador), consideradas como patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Las islas Galápagos cuentan con 33,000 habitantes, y dependen- casi por completo- de los ingresos provenientes del turismo. Ahora bien, el hecho de que el turismo haya paralizado casi por completo sus actividades, no solo ha afectado la economía familiar de los habitantes de la isla, sino también los fondos para la protección de su flora y fauna. 

Así, lo confirma el presidente del Consejo de Gobierno de Galápagos. Norman Wray expresó que el 85% de las actividades económicas de las isla dependen directa o indirectamente del turismo, y el año pasado (2020) estas disminuyeron en 75%. Por lo que, los ingresos para proteger la biodiversidad de la isla son escasos, y el panorama es incierto. 

Así, pese a que el presidente del Consejo aseguró que se encontraban en un proceso de “reactivación lento”, observamos que- en los últimos días- varios países han optado por suspender vuelos debido a las nuevas variantes del COVID-19. Por lo que, el plan de reactivación no solo sería limitado (dado los protocolos de bioseguridad), sino que la isla tampoco recibiría el mismo flujo de turistas debido a la constante suspensión de vuelos. 

Referencia 

[1] Noticias ONU (2020). Las Islas Galápagos necesitan ayuda para proteger su biodiversidad en medio de la pandemia de COVID-19. Recuperado el 14 de enero de 2020 de 

https://news.un.org/es/audio/2020/12/1485582