El martes 28 de septiembre la lava lanzada por el volcán Cumbre Vieja, que erupcionó el domingo 19 de septiembre, llegó al océano Atlántico. Esto genera preocupación y medidas de acción, pues cuando la lava volcánica llega al mar, produce gases tóxicos perjudiciales para la salud.

A partir de este suceso, se amplió el perímetro de exclusión en la costa para evitar que la gente se acerque a la zona, así como se impulsó el confinamiento y prohibido la navegación en las cercanías [1]. La reacción química generada a partir del contacto entre la lava y el agua salada puede, según indican las autoridades del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias, generar explosiones y emisión de gases nocivos. 

Particularmente, este contacto genera la formación de grandes columnas de vapor de agua, debido al contraste térmico entre la masa de lava o colada (con más de 900° C) y el agua (con unos 23°C). Sin embargo, como el agua de mar contiene cloruros, sulfatos, carbonatos, flúor, entre otros compuestos, esto genera la volatilización también de gases tóxicos [2]. Tales gases, pueden provocar la irritación de la piel, los ojos y las vías respiratorias, además de generar un olor desagradable en las zonas contiguas. También, cuando la lava se enfría por el contacto con el agua, se fractura y esto puede generar la eyección de proyectiles balísticos (partículas de un diámetro generalmente mayor a 0.1 m) a corta distancia, así como la liberación de otros gases tóxicos que la lava contiene en su interior [3]. Todos los gases generados, son empujados por el viento hacia el mar y se dispersan en el aire en poco tiempo.

Pese a la preocupante situación, en principio, bastaría una correcta delimitación del perímetro cercano a la zona afectada para controlar el peligro. Esto es lo que viene sucediendo, sin embargo, la erupción aún sigue en su fase inicial, por lo que la situación aún debe ser vigilada [3].

Las consecuencias inmediatas, pese a la prontitud del acontecimiento, han sido devastadoras. Se calculan alrededor de 200 casas destruidas -como postes de luz y telefonía- completamente por la lava, la cual también ha cortado la conexión con 4 carreteras y con estas, las tuberías que suministran agua corriente. En ese sentido, el gobierno de España declaró a La Palma como “zona de desastre”, con la transferencia de fondos (US$12,3 millones) a la isla para darle vivienda a las personas, pues se pronostica que la erupción puede durar semanas o meses [2].

Referencias:

[1] BBC News Mundo. (2021, 29 de septiembre).  Volcán de La Palma: la lava llega al mar y causa preocupación por la emisión de gases nocivos. Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-58729485 

[2] El Universal. (2021, 29 de septiembre). Volcán de La Palma: la lava llega al mar y causa preocupación por la emisión de gases nocivos. Recuperado de: https://www.eluniversal.com.mx/mundo/volcan-de-la-palma-la-lava-llega-al-mar-y-causa-preocupacion-por-la-emision-de-gases-nocivos 

[3] El Comercio. (2021, 29 de septiembre). ¿Qué pasa cuando la lava de un volcán como el de La Palma llega al océano?. Recuperado de: https://elcomercio.pe/mundo/espana/volcan-de-la-palma-la-peligrosa-reaccion-quimica-que-ocurrira-cuando-la-lava-del-cumbre-vieja-llegue-el-oceano-espana-islas-canarias-noticia/?ref=ecr