¿El pozo sin fondo de residuos nucleares?: El Caso Yucca Mountain y las consecuencias medioambientales del desperdicio radioactivo

Escrito por Fiorella Almanza, miembro del Consejo Editorial de Conexión Ambiental

Es de común conocimiento que, si bien la energía nuclear tiende a ser catalogada como una de las energías más limpias y con menos impactos medioambientales, los escasos residuos nucleares producidos a partir de la emisión de este tipo de energía deben ser cautelosamente dispuestos por motivos tanto medioambientales como de seguridad nacional e internacional, ya que estos mismos residuos pueden ser utilizados para la fabricación de bombas sucias o atómicas [1]. Los países líderes en producción de energía nuclear, o aquellos que están incorporando dicha energía a sus programas, tienen la responsabilidad de seguir estrictos protocolos para el manejo de estos residuos.

Uno de los países que cuenta con un programa avanzado de energía nuclear es Estados Unidos, el cual empezó con la construcción de plantas nucleares a inicios de la década de 1980 con el fin de incentivar usos limpios para el potencial nuclear desarrollado durante la Guerra Fría. Tras un estudio exhaustivo, se encontró un área ideal para depositar los residuos nucleares de forma segura y poco costosa: el área de Yucca Mountain [2]. Yucca Mountain es una cadena de montañas situada en Nevada, y gracias a la naturaleza del material del que se componen las montañas y el bajo índice de precipitación, la locación sería eficaz para neutralizar los peligros que puede conllevar el depósito de residuos nucleares. No obstante, los residuos nucleares tienen una larga vida útil al seguir emitiendo radioactividad tras cientos de años de su emisión, por lo que una amplia área geográfica tendría que permanecer deshabitada por seguridad [3].

 Por ende, tras una demanda llevada a la corte distrital en el año 2004, se ordenó que el complejo de seguridad de residuos esté deshabitado por 10,000 años. Sin embargo, pese a la lejanía geográfica a centros urbanos y la aparente seguridad que otorga el material de las montañas, hay un evidente defecto en la localidad: el espacio limitado que tiene para ubicar los residuos. Si bien es cierto, la infraestructura construida en el subsuelo ha sido diseñada para mantener una gran cantidad de residuos de forma segura, pero esta infraestructura alcanzaría su tope en 2036 en una situación ideal donde no se acelere la demanda energética. En el caso de alcanzar un tope, la investigación para encontrar una nueva locación para almacenar residuos y la construcción de una infraestructura apta para los mismos tomaría aproximadamente más de una década. Asimismo, pese a que los residuos no son contaminantes de por sí para las personas que viven en localidades cercanas a Yucca, es posible que se de un accidente en tránsito al momento de trasladar los residuos, o que el vehículo destinado para el traslado sea atacado y así se ocasione un derrame altamente perjudicial para la población y el medioambiente [4]. 

Así, este proyecto de almacenamiento es constantemente cuestionado a raíz de los vacíos reglamentarios y falencias del programa que pueden ocasionar consecuencias desastrosas para el medioambiente y la población. A continuación, se expondrá el fondo del caso para conocer la postura tanto estatal, nacional y de las autoridades encargadas del manejo energético para así evaluar hasta qué punto existe un potencial peligro ambiental dentro de la construcción y designación del área de Yucca Mountain como un almacenamiento de residuos nucleares.

En vista a los fuertes cuestionamientos y los estudios que han venido realizando formalmente las autoridades y científicos del Estado de Nevada desde el año 2006, año en el que se inauguró la infraestructura de Yucca Mountain, las autoridades políticas de Nevada se han declarado en contra de almacenamiento de residuos nucleares en la localidad de Yucca, por lo que exigen de que sea declarado como un lugar poco conveniente para la construcción de almacenamientos de esta clase. Incluso antes de la fecha señalada, se llevaron a cabo estudios independientes para considerar riesgos que no fueron considerados por el Departamento de Energía de EE.UU (DOE, por sus siglas en inglés). Acorde a los estudios desarrollados por científicos del área, la zona de construcción del almacén era altamente volátil al estar expuesta a fallas geológicas, terreno inestable y tener una peligrosa cercanía a fuentes acuíferas en el subsuelo. Cabe precisar que, de darse un contacto entre agua y residuos nucleares, se daría una explosión inmensa con consecuencias tanto para el medio ambiente local como para el aire de diversos estados aledaños, puesto que las partículas radioactivas viajarán largas distancias con el aire. Asimismo, un terremoto en dicha localidad podría tener consecuencias fatídicas, puesto que el movimiento telúrico ocasionaría un desplazamiento en la falla donde se encuentra ubicado el almacenamiento y es sumamente probable que se de una filtración de esta clase de desperdicios, la cual tendría efectos dañinos sobre el suelo causando infertilidad en la tierra arable, la biodiversidad de la zona sufriría de muertes masivas o serias enfermedades genéticas, e incluso podría entrar en contacto con otros químicos que aseverarían el desastre [5].  

Ante esta preocupante información recopilada, los reportes de data fueron llevados al DOE con el fin de realizar estudios a profundidad acerca de los factores que no fueron tomados en cuenta en primera instancia por la agencia. Durante los años siguientes, se hicieron cientos de estudios en el área, en zonas aledañas e incluso en áreas con características geológicas semejantes para evaluar hasta qué punto es viable el concretar la construcción del almacenamiento en Yucca Mountain. Para el año 1995, se publicó la información recopilada que apuntaba que la mayor parte de reclamos hechos por los estudios estatales eran subsanables mediante cambios en la construcción de infraestructura del almacenamiento [6]. No obstante, dichos estudios están respaldados por consultoras auspiciadas por la empresa encargada de realizar el proyecto de almacenamiento y han trabajado con la DOE en otras oportunidades, por lo que se ha dudado del grado de exactitud que tendría este estudio sabiendo que hay intereses de por medio.

Por otro lado, debido a la acelerada aplicación de la energía nuclear al plan energético de Estados Unidos, el DOE ha justificado por todos los medios posibles la añadidura de Yucca Mountain como el almacenamiento oficial de residuos nucleares, puesto que de todos los sitios posibles investigados previamente, ninguno se mostraba tan seguro como esta localidad en Nevada a raíz de su lejanía a centros con población humana y material del propio suelo. Sin embargo, a causa del estudio y descubrimiento de potenciales peligros medioambientales que pueden perjudicar a largo plazo a la biodiversidad, suelo e incluso a la calidad de aire y salud pública, se decidió acoplar medidas extraordinarias para asegurar la fortaleza del recinto ante cualquier desastre natural o la ocurrencia de alguna filtración acuífera que ponga en peligro al Estado de Nevada. Estos cambios al plano de construcción original se dieron en aras de intentar convencer a las autoridades de Nevada acerca de la seguridad e idoneidad de la designación de Yucca Mountain como almacén de residuos nucleares. 

Entre estas medidas que se dieron, se incluyó un cambio de material en el revestimiento de las paredes del almacén con el fin de neutralizar cualquier movimiento que pueda darse y que permita el escape de nocivos residuos nucleares. Asimismo, este nuevo material es impermeable y asegura que las posibles aberturas que puedan crearse con el tiempo en la estructura no permitan el paso del agua en caso ésta se llegara a filtrar [7].  Si bien estos cambios se hicieron en concordancia con los hallazgos alarmantes reportados en el informe de Nevada, existe una serie de reclamos que no fueron considerados al momento de repensar la estructura y que a día de hoy siguen siendo preguntas en el aire. 

Acorde a estudios realizados en la década de 1990 por científicos relacionados a la DOE, la permanente contaminación que ocasiona el almacenamiento de residuos nucleares es solo un mito, y dadas las condiciones geográficas y de distribución poblacional, no se ha definido como necesario o importante el considerar este factor [8]. Además, respecto al tema de reubicar el almacén en un área más inhóspita donde el impacto ambiental sea menor, los resultados de los estudios indican que esta premisa es inviable dado que es extremadamente difícil conseguir otro almacén con las condiciones y características en un breve plazo de tiempo, y que a la vez este almacén esté lo suficientemente cerca como para poder trasladar los residuos sin que éste desplazamiento configure un potencial peligro de derrame o accidente terrestre donde el contenido nuclear entre en contacto con la naturaleza y cause devastadoras consecuencias [9]. 

Por lo tanto, se puede concluir que ambas partes han intentado llegar a un punto medio para satisfacer parcialmente los requerimientos, optando por la prevención y subsanación de los principales peligros que puede representar el almacén. Sin embargo, se puede dilucidar una posición  inamovible por  parte del Estado de Nevada, ya que aún insisten con que la locación del almacén en Yucca Mountain no es viable ni conveniente dados sus permanentes riesgos. A día de hoy, el proyecto se encuentra en una pausa indefinida, y si bien se podría considerar que el proyecto de construcción tiene las posibilidades de prosperar extintas, es de vital importancia tener en mente este precedente, puesto que es óptimo recordar que para un residuo tan nocivo como el que se emite por la energía nuclear, se deben extremar las precauciones y cabe la posibilidad de que la mitigación del daño no sea suficiente [10]. 

En una sociedad que se adapta a las energías renovables y limpias a pasos agigantados, no se puede dejar de dialogar y recordar casos pasados acerca de la mala praxis o la investigación insuficiente acerca de los pormenores que puede llevar una fuente de energía tan atractiva como la energía nuclear. El caso de Yucca Mountain sirve para dar cuenta acerca de una disputa legal que surge a raíz de factores que no se consideraron al lidiar con un desperdicio  potencialmente nocivo como lo es el residuo nuclear, y que su mal manejo puede tener consecuencias fatídicas que, en el peor de los casos, llegan a tener un efecto regional. En un futuro, es menester que exista legislación específica que establezca parámetros para la adecuada disposición de este tipo de residuos para que no se vuelvan a dar estas controversias. En las cuales  el Estado intenta que su interés prime, por lo que no se pueda llegar a un consenso debido a la falta de parámetros claros que definan los estándares que deben cumplirse para una adecuada prevención de potenciales daños.

Bibliografía:

[1] United States Nuclear Regulatory Commission (s.f). Backgrounder on radioactive waste. Recuperado el 9 de Enero del 2021 en: https://www.nrc.gov/reading-rm/doc-collections/fact-sheets/radwaste.html

[2] University of Michigan (1996). Environmental Justice Case Study: The Yucca Mountain High-Level nuclear waste repository and western shoreline. Recuperado el 9 de Enero del 2021 en: http://www.umich.edu/~snre492/kendziuk.html

[3] State of Nevada (1997). Summary of Yucca Mountain Oversight and Impact Assessment Findings. Recuperado el 11 de Enero del 2021 en: http://www.state.nv.us/nucwaste/yucca/ymsum01.htm

[4] Nevada Attorney General Aaron Ford (s.f). The Fight Against Yucca Mountain. Recuperado el 11 de Enero del 2021 en: https://ag.nv.gov/Hot_Topics/Issue/Yucca/

[5] University of Michigan (1996). op.cit

[6] Nuclear Waste Project Office (1996). Agency for nuclear projects. Recuperado el 12 de Enero del 2021 en: https://inis.iaea.org/collection/NCLCollectionStore/_Public/27/048/27048610.pdf?r=1&r=1

[7] Djokic, Denia et.al (2007). Environmental impact of Yucca Mountain repository after UREX+1A separation. Recuperado el 13 de Enero del 2021 en: https://www.researchgate.net/publication/236544074_Environmental_impact_of_Yucca_Mountain_repository_after_UREX1A_separation

[8] U.S. Senate Committee on Environment and Public Works (2006). Yucca Mountain: the most studied Real Estate on the planet. Recuperado el 13 de Enero del 2021 en: http://large.stanford.edu/courses/2015/ph241/avery-w1/docs/YuccaMountainEPWReport.pdf

[9] Nuclear Waste Project Office (1996). op.cit

[10] Holt, Mark (2012). Nuclear Energy: Overview of Congressional Issues. Recuperado el 13 de Enero del 2021 en: https://web.archive.org/web/20130130103244/http://www.fas.org/sgp/crs/misc/R42853.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguir viendo